Comer más rico

Comprar ahora

 

Piezas en distintos tamaños y formas, porque la comida así es, es tan flexible y colorida como tu antojo e imaginación.

En esta comida de tarde hubo varias recetas.  Todas prácticas y frías para estos meses.

Ensalada de quinoa con pimientos de colores, sobre lechugitas orejonas y espárragos asados.

Ejotes, germen de brocoli,  ajonjolí y espinacas con queso parmesano.

Bolitas de carne con comino, pimienton, hierbabuena y ajo, para acompañar pan árabe y tzatziki.

Aceitunas, piña, fresas, rábanos, frituras con ajo y un aderezo cítrico para las ensaladas.

Cebada con gajos de naranja, tomate cherry, berenjena y champiñones asados, cilantro y cacahuates.

IMG_3221.jpg

Un plato hecho con las manos te pide lo uses de una manera más significativa.

 

Cerveza, vino blanco, agua mineral. No llegamos a lo dulce.

Cada plato al centro de la mesa antoja de diferente manera, cada bocado que te sirves puede ser repetido, pues la intención es tomar la comida como pretexto para saber más uno del otro, dejar que las horas pasen e ir soltando lo que no quepa en la mesa con tus más queridos.

Estos meses de verano se antojan para bebidas frías, hamburguesas, alberca, si puedes viajar a playa; ropa ligera, colores frescos y lentes de sol.

Apostamos por elegir con quien pasar las horas, por comer lo que le haga mejor a tu cuerpo y escoger como y en que servirás tus alimentos, poner una mesa entre todos puede ser lo más práctico y lo más bonito... para recordar muy bien aquella vez que Vange platicó sobre su próximo viaje, mientras comía ejotes asados en un plato azul.
 

IMG_3053.jpg