Ensaladas de enero.

Seamos honestos. Después de saciar antojos, estar con la familia y amigos comiendo cosas ricas y calientitas - y por ricas y calientitas me refiero a comida que casi siempre involucra masita, pasta, chocolate, dulces y alcohol - ... ¡ah que rico! Empezamos en enero con intenciones de bajarle un poco a todo eso que nos trajo diciembre. 

El clima a veces no ayuda y puede ser un reto ¡pero es posible! Les comparto esta receta de ensalada que saciará el hambre, le dará al organismo un break con comida fácil de digerir y muy refrescante ¡se puede hacer tan antojable como queramos! 

bowl rissotto con ensalada

Ingredientes:

* Mix de lechugas

* Perejil y hierbabuena

* Zanahoria

* Pimiento

* Aguacate

* Lentejas / Quinoa / Garbanzo

* Tomate

Para la vinagreta:

* Aceite de oliva

* 2 cucharaditas de aceite de ajonjolí

* El jugo de 1 limón

* 3 cucharaditas de soya

* Jenjibre - una cucharadita ya rayado

* Sal y pimienta


Prepara la lechuga como lo haces tradicionalmente. El mix de lechugas lo puedes hacer de lechuga romana, con lechuga sangría y algo de berros, o también arúgula. Pica el perejil y la hierbabuena, también puedes sustituir por cilantro.

Pica a lo largo el pimiento de tu color preferido, la zanahoria puedes rayarla con el mismo utensilio que utilizas para pelarla y quedara más fina y se ve muy linda. 

Rebana el aguacate y el tomate. Puedes añadirle champiñones o ejotes ¡también funciona! 
Añade unas tres cucharadas de tu grano favorito, aquí muestro lentejas, pero pueden ser garbanzos, quizá quinoa o arroz integral. 

Puedes añadirle queso feta o de cabra si buscas algo más cremosito.

Para la vinagreta: pon el jengibre rayado, añade el jugo de limón y la soya. Añade pimienta al gusto. Intégralo. Ahora, mientras mezclas el aderezo con un tenedor con tu mano derecha, con la mano izquierda vas dejando caer el aceite de oliva en un chorrito continuo y delgado. Lo que quieres es que sea el doble de cantidad de aceite que de limón. Es despacio y constante. Pruébalo mientras avanzas, siempre puedes añadir un medio limón más en caso que te pases de aceite de oliva. Añade las cucharaditas de aceite de ajonjolí y pruébalo, si te parece que necesita sal, agrégala.  

Este aderezo puedes hacerlo en doble cantidad y guardarlo para tenerlo listo en cualquier ocasión. 

A mí me gusta aderezar la ensalada justamente cuando me la voy a comer para que no se remoje, pero puedes aderezarla y revolverla antes de ponerla en tu plato, sobre todo si preparas para más personas.

¡Tengo un par de estos coloridos bowls! Como podrás ver reciben a una ensalada muy bien, y también funcionan para servir al centro guarniciones, ¿ya tienes los tuyos? 

 

 

 

Vange TamezComment